WASHINGTON – Más de 500 niños migrantes de los que resultaban detenidos por las autoridades migratorias a fecha de este jueves han estado bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) durante más de 10 días, mucho más que el límite legal de tres días, de acuerdo con nuevo datos obtenidos por NBC News, cadena hermana de Noticias Telemundo. Esto ocurre mientras muchas instalaciones fronterizas, que en principio no fueron construidas para albergar a niños, han superado con creces su capacidad.

Muchos de los niños están detenidos en el Valle del Río Grande, Texas, el epicentro de un reciente aumento en la llegada de migrantes. Allí, hasta el jueves más de 4,000 solicitantes de asilo de todas las edades se encontraban detenidos en un sector con instalaciones destinadas a albergar solo a 715, según los datos.

En la instalación de carpas de paredes blandas en Donna, Texas, construida para albergar a los crecientes números en el Valle del Río Grande, más de 3,300 inmigrantes estaban bajo custodia en una instalación construida para 250, hasta este jueves.

Los números de inmigrantes en estos centros fluctúan diariamente, ya que algunos adultos son procesados ​​rápidamente y liberados, o expulsados ​​de Estados Unidos.

El hacinamiento es particularmente problemático para los niños, ya que las instalaciones fronterizas no estaban destinadas a albergar a menores, especialmente durante largos períodos de tiempo.

Durante una oleada de niños migrantes no acompañados bajo la Administración Trump en 2019, los menores manifestaron que de tenían suficiente espacio para acostarse y dormir. La Administración Biden ha dicho que los niños reciben tres comidas al día, acceso regular a bocadillos y tiempo recreativo ocasional.

El jueves, había 4,500 niños bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza a lo largo de toda la frontera sur, de acuerdo con un funcionario de la Administración, frente a los 4,276 niños que permanecían bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza el domingo, según los datos obtenidos por NBC News.

Una de las principales causas del hacinamiento de niños no acompañados en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza es la falta de espacio en las que son administradas por la agencia designada para cuidar a los niños migrantes, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés).

En una llamada con los reporteros el jueves, los funcionarios de la Administración Biden dijeron que están trabajando para sacar a los niños de la custodia de la Patrulla Fronteriza y llevarlos a las instalaciones del HHS más rápidamente.

«También tenemos la prioridad de que los niños estén seguros y nos cercioremos de que sean liberados de la custodia de CBP porque entendemos absolutamente que esos no son lugares para que los niños permanezcan a largo plazo y deben estar en un lugar adecuado para menores», dijo un funcionario de la Administración, agregando que el HHS está trabajando para abrir nuevas instalaciones y agregar más espacio en las instalaciones existentes.

Tras ser contactado para hacer comentarios, el Departamento de Seguridad Nacional citó una declaración reciente del secretario Alejandro Mayorkas: «Como he dicho muchas veces, una instalación de la Patrulla Fronteriza no es lugar para un niño. Estamos trabajando en asociación con el HHS para abordar las necesidades de los menores no acompañados, lo que solo se hace más difícil dados los protocolos y restricciones requeridos para proteger la salud pública y la salud de los propios niños».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí