© Getty Images Venezuela sumó en 2020 siete años consecutivos de contracción económica.

Los analistas estiman que este 2020 registrará la mayor contracción de la economía mundial desde 1946 como consecuencia del impacto de la pandemia del coronavirus.

Para América Latina la situación ha sido aún peor.

La región ha sufrido su mayor caída de Producto Interior Bruto (PIB) en más de un siglo, según señaló la semana pasada la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

«En este contexto, si se comparan diferentes indicadores sanitarios, económicos, sociales y de desigualdad, América Latina y el Caribe es la región más golpeada del mundo emergente«, indicó la Cepal en su informe.

Los países latinoamericanos en conjunto ya arrastraban unas tasas bajas de crecimiento económico que promediaron 0,3% entre 2014 y 2019 y apenas llegaron a 0,1% en 2019, lo que les colocaba en un difícil punto de partida cuando apareció el covid-19 en el horizonte.

«Con la llegada de la pandemia, se sumaron a ese bajo crecimiento económico los choques externos negativos y la necesidad de implementar políticas de confinamiento, distanciamiento físico y cierre de actividades productivas, lo que hizo que la emergencia sanitaria se materializara en la peor crisis económica, social y productiva que ha vivido la región en los últimos 120 años», explica la Cepal en su informe.

Aunque la reducción de la actividad económica global afectó al conjunto de la región y todos los países registraron una contracción en su PIB, no todos los países resultaron afectados de la misma manera.

BBC Mundo te cuenta cuáles son las 6 economías de América Latina que más cayeron en este 2020 y cuáles son los factores particulares que incidieron en esos malos resultados.

Venezuela: -30%

Venezuela encabeza por un amplio margen la lista de las economías latinoamericanas que más cayeron al cerrar el año en -30%, según estimaciones de la Cepal.
La escasez de combustible es otro elemento que alimenta la caída de la economía de Venezuela.
© Getty Images La escasez de combustible es otro elemento que alimenta la caída de la economía de Venezuela.

Este enorme retroceso, sin embargo, no es atribuible únicamente a la pandemia del coronavirus y guarda relación con otros problemas por los cuales la economía venezolana registró este 2020 su séptimo año consecutivo de contracción económica.

«Desde 2014, la dinámica mostrada por el PBI tanto por del sector petrolero como del no petrolero de la economía venezolana se ha caracterizado por una prolongada y severa contracción. Esta situación se agravó en 2020 por los efectos de la pandemia de la enfermedad por coronavirus, una fuerte escasez de combustible y el endurecimiento de las sanciones impuestas por los Estados Unidos al sector público venezolano», señaló la Cepal en un documento sobre la economía venezolana publicado como anexo a su informe.

Torino Economics, una división del Banco de Inversión Torino Capital LLC, con sede en Nueva York, calcula que la caída del PIB venezolano este 2020 fue menor a lo estimado por la Cepal: 24,7%.

Pese a que la Cepal espera que en 2021 se produzca un efecto rebote en las economías latinoamericanas, que podría llevar a un crecimiento promedio de 3,7%, la organización estima que Venezuela será el único país de la región que no crecerá, aunque sí verá una ralentización de su caída económica con una contracción esperada del PIB de 7%.

Perú: – 12,9%

A diferencia de Venezuela, Perú llegó a 2020 con un historial de una década ininterrumpida de crecimiento económico.

Pese a ello, cerrará este año con una caída de su PIB de 12,9%, lo que le convierte en «uno de los (países) más golpeados del mundo» debido al coronavirus, según la Cepal.
Las medidas de confinamiento afectaron la capacidad de millones de personas de ganarse la vida y llevaron a una contracción económica.
© Getty Images Las medidas de confinamiento afectaron la capacidad de millones de personas de ganarse la vida y llevaron a una…

«La caída del PIB de los socios comerciales impactó severamente la demanda externa, y la demanda interna se desplomó por la reducción del gasto de los hogares y la interrupción de proyectos de inversión», señala la Cepal en un documento sobre la economía de Perú publicado como anexo a su informe.

De acuerdo con el organismo, otro factor que influyó en la caída del PIB fue el choque producido por la «fuerte paralización de la producción» causada por el confinamiento estricto que se extendió por varios meses.

Torino Economics destaca que en medio de la pandemia Perú ejecutó uno de los estímulos fiscales de mayor magnitud en toda América Latina pero «su efectividad se vio limitada como consecuencia de las estrictas medidas de confinamiento implementadas y una interrupción abrupta de las inversiones y las exportaciones, aunado a la caída de los precios de las materias primas en los mercados internacionales».

Panamá: -11%

Entre 2010 y 2019, Panamá registró un crecimiento económico constante promedio de 6,2% al año.

Para 2020, sin embargo, la Cepal le ubica como el tercer país de América Latina con una mayor contracción del PIB: 11%.Las medidas contra la pandemia dejaron vacíos los destinos turísticos.
© Getty Images Las medidas contra la pandemia dejaron vacíos los destinos turísticos.

«Esta caída se debe principalmente a las medidas implementadas en el país y en el mundo para enfrentar la pandemia por covid-19», apunta la Cepal.

El organismo destaca que entre enero y agosto de 2020, el valor de las exportaciones del país se redujo 23,7% en comparación con el mismo periodo de 2019, debido fundamentalmente a la caída de las exportaciones de la Zona Libre de Colón, que representan más de 90% de las exportaciones de bienes de Panamá.

También se vieron afectados los ingresos relacionados con el turismo y por servicios financieros, así como la actividad en construcción, hotelería y casinos , sectores importantes de le economía panameña.

La Cepal pronostica que en 2021, Panamá logrará un crecimiento de 5,5% en su PIB, impulsado por la reanudación gradual de la actividad económica.

Argentina: -10,5%

Argentina es, al igual que Venezuela, una de las economías de la región que venían registrando una contracción económica antes de la pandemia.En muchos países, la caída del consumo de los hogares repercutió en el conjunto de la economía. © Getty Images En muchos países, la caída del consumo de los hogares repercutió en el conjunto de la economía.

2020 es su tercer año consecutivo de contracción del PIB. La Cepal estima esta caída en 10,5%, mucho mayor a la sufrida en 2019 de 2,1%.

«Este desempeño se debió al impacto de la crisis de la pandemia de la enfermedad por coronavirus (covid-19), que repercutió negativamente en el consumo privado, la inversión y las exportaciones«, señala el organismo.

«La actividad económica se contrajo un 12,6% interanual en el primer semestre de 2020, debido a la caída de la inversión (28,7% interanual), del consumo privado (14,5%), de las exportaciones (8,7%) y del consumo público (5,5%), en el marco de la pandemia de covid-19, que trajo aparejada una elevada incertidumbre y a partir de la cual se establecieron restricciones a la circulación, con un impacto negativo tanto en la oferta como en la demanda», apunta el organismo.

Torino Economics, por su parte, relaciona la contracción económica en Argentina a «la caída de sectores tales como hoteles y turismo, otras actividades de servicios comunitarios, construcción, transporte, así como comunicaciones y pesca, ante la paralización de las actividades desde marzo para evitar la propagación del virus».

Además, señala que el impacto de la pandemia agudizó los desequilibrios macroeconómicos estructurales que sufre Argentina, particularmente en los ámbitos fiscal, monetario y cambiario.

Pese a ello, la Cepal estima que en 2021 registrará un crecimiento de 4,9% gracias a la gradual reanudación de las actividades productivas, supeditada a la evolución de la pandemia y a la disponibilidad de las vacunas.

México: -9%

La economía de México se había contraído en 0,1% en 2019.Las limitaciones en las relaciones con Estados Unidos impuestas como consecuencia de la pandemia han afectado a la economía de México.
© Getty Images Las limitaciones en las relaciones con Estados Unidos impuestas como consecuencia de la pandemia han afectado a la…

Este año, sin embargo, su caída será mucho más pronunciada al ubicarse en 9%, lo que constituye la mayor contracción de su PIB desde 1932, de acuerdo con la Cepal.

Entre los factores que incidieron en esa caída, el organismo destaca una caída de los ingresos petroleros de 42,9% entre enero y octubre.

En ese mismo lapso, se produjo una disminución de 11,2% de las exportaciones no petroleras destinadas a Estados Unidos y de 12% de las que son enviadas al resto del mundo.

La Cepal también destaca una caída de 18,3% en los flujos de inversión extranjera directa, algo que atribuye no solamente a la pandemia sino que «también se vincula con la incertidumbre generada por las decisiones de políticas públicas recientes», que han afectado directamente a proyectos energéticos, aeroportuarios y de elaboración de bebidas.

En relación con las perspectiva de recuperación para 2021, la Cepal estima que el PIB mexicano crecerá a una tasa de 3,8% debido a una gradual recuperación de la actividad económica.

Torino Economics, sin embargo, es más conservador y apunta a un crecimiento de 2%.

Ecuador: -9%

En el caso de Ecuador, la Cepal considera que el coronavirus vino a agravar una tendencia negativa precedente.La economía de Ecuador ya enfrentaba numerosos desafíos cuando la pandemia obligó a aplicar medidas de distanciamiento social que detuvieron aún más la actividad económica.
© Getty Images La economía de Ecuador ya enfrentaba numerosos desafíos cuando la pandemia obligó a aplicar medidas de…

«El impacto de la crisis actual producto de la pandemia ha profundizado la situación económica compleja que ya se había perfilado desde el tercer trimestre de 2019», señala en un documento anexo a su informe sobre la región.

La Cepal estima que el PIB ecuatoriano retrocederá este año 9%.

El organismo refiere que el efecto de la pandemia se ha traducido en «una drástica caída de todos los componentes de la demanda agregada».

Así, por ejemplo, apunta como en el segundo trimestre del año hubo una caída del consumo de los hogares (12%) y del gobierno (10,5%) en comparación con el mismo periodo de 2019.

En relación con las exportaciones petroleras del país, entre enero y septiembre de 2020 registraron una disminución de 44% en términos interanuales.

Torino Economics, por su parte, considera que esta «caída histórica» de la economía ecuatoriana es producto tanto del declive de la inversión real y de la disminución del consumo, como de las medidas de confinamiento.

De cara a 2021, la Cepal estima que el PIB ecuatoriano crezca 1%, algo que está sujeto -según señala- a una recuperación clave de la demanda interna.

«Dependerá del impacto de los diferentes programas implementados por el gobierno con el fin de afrontar la pandemia y su control, así como sostener el reinicio de la actividad económica y amortiguar las repercusiones sociales», apunta la Cepal.

El organismo, sin embargo, destaca que hay numerosas incertidumbres sobre este panorama, particularmente lo relacionado con las condiciones externas como la evolución de la pandemia y una posible nueva caída de los precios del petróleo.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí