Faltan menos de dos semanas para que la Administración Trump comience la implementación de la nueva norma de “carga pública“, que pudiera afectar el trámite de la residencia (Green Card) a aquellos inmigrantes que soliciten ciertos beneficios públicos a partir del 24 de febrero. La gran preocupación que ronda es que el anuncio ha generado mucha confusión en las comunidades sobre el alcance de la nueva regla: existe desinformación sobre exactamente a quienes afectará y a quienes no y si se debe renunciar a las ayudas.

Por ello, y asegurando que lo más importante para poder hacerle frente a los cambios que el Gobierno federal está impulsando, es informarse y recibir asesoría sobre cualquier duda, antes de renunciar a programas de subsidios públicos, El Diario está lanzando una línea de ayuda. Las llamadas seran totalmente confidenciales.

En asocio con grupos defensores de los inmigrantes y agencias de gobierno como Caridades Católicas, la Oficina de Inmigración de la Ciudad, la Oficina de Nuevos Ciudadanos del Estado y la asociación Legal Aid Society, se está promoviendo una jornada teléfonica totalmente gratuita para aclarar dudas sobre el tema, este martes y miércoles, de 5:00 a 7:00 P.M. La Hispanic Federation, la New York Legal Assistance Group (NYLAG), la New York Immigration Coalition y Univisión 41, tambien forman parte de esta iniciativa.

La norma de carga pública promovida por la Casa Blanca, advierte que aquellos inmigrantes que durante 12 meses o más, dentro de un período de 3 años, hayan recibido asistencia del Gobierno, como cupones de alimentos, ayudas de vivienda o servicios de salud, pudieran ser considerados una ‘carga pública’ que terminaría en la negación de la residencia permanente, es decir que no cobija a todos los inmigrantes.

Los promotores del llamado banco telefónico, hicieron un fuerte llamado a la comunidad inmigrante y a quienes reciben programas de ayudas públicas a que aprovechen esta jornada y llamen para educarse sobre la nueva norma. Allí podran resolver inquietudes individuales, pues es bien sabido que en asuntos de inmigración cada caso es muy particular y con la ayuda de expertos, quienes se conecten a la línea de apoyo recibirán la asesoría necesaria, considerada herramienta fundamental para enfrentar la nueva norma.

Susan Welber, abogada del personal de la Unidad de Reforma de la Ley de Práctica Civil de Legal Aid Society, urgió a los neoyorquinos a que se comuniquen con la línea, a fin de saber cómo manejar sus casos.

“Es fundamental que los inmigrantes y sus familiares que necesitan beneficios públicos comprendan si se ven afectados por la regla de la carga pública y cómo se ven afectados. La regla no se aplica a todos los inmigrantes“, advirtió la defensora, agregando que nadie debe renunciar a sus beneficios sin antes informarse. “No queremos que nadie renuncie innecesariamente al acceso a los beneficios que necesitan y para los que son elegibles. Continuaremos brindando ayuda legal gratuita, segura y de calidad a nuestros clientes y a cualquier persona que esté preocupada por los beneficios públicos y la inmigración”.

La representante de Legal Aid Society destacó que el primer paso ante las nuevas normativas que la Administración Trump ha impuesto a los procesos manejados por la oficina de USCIS (Servicios de Ciudadanía e Inmigración), es informarse, y hacerlo bien, con expertos.

Cabe advertir que la norma no tiene carácter retroactivo y que solamente afectará a aquellas personas que presenten solicitudes ante USCIS después del 24 de febrero, es decir que si alguien que usó beneficios públicos envió papeles antes de esa fecha y tiene una cita con inmigración pendiente, no estará afectado por la nueva disposición.

Raluca Oncioiu, directora de Servicios legales de inmigración y líneas de apoyo de Caridades Católicas,  reiteró la importancia de estar informado a fin de estar preparado para la implementación de la nueva regla.

“Es muy importante hacerlo antes de renunciar a beneficios importantes, o antes de solicitar una tarjeta verde basada en una petición familiar a través de un ciudadano estadounidense o un miembro de la familia residente permanente legal“, dijo la abogada, instando a usar la línea de servicio.

“Afortunadamente en la ciudad de Nueva York y el estado de Nueva York, hay muchos proveedores de servicios legales sin fines de lucro que ofrecen consultas gratuitas sobre carga pública. Llámenos para obtener más información y referencias. Y siempre puede llamar a la Línea Directa de Nuevos Americanos (800-566-7636) y a la Línea Directa de ActionNYC (800-354-0365) para obtener información sobre la carga pública y referencias a proveedores de servicios legales gratuitos“.

Bitta Mostofi, comisionada de la Oficina de Asuntos de Inmigrantes de la Alcaldía, destacó que el evento es una muestra más de la manera como diferentes grupos y organismos de Gobierno se han unido para ayudar a la comunidad inmigrante, en medio del clima hostil que ha promovido Washington.

“Estamos orgullosos de organizar este banco telefónico de dos días con nuestros socios para ayudar a los neoyorquinos, que tienen preocupaciones sobre el uso de los beneficios públicos y el estado migratorio a obtener respuestas a sus preguntas y conectarlos con ayuda legal gratuita para que puedan tomar una decisión que sea la mejor para ellos y sus familias”, dijo la funcionaria. “Estamos comprometidos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para conectar a los neoyorquinos con los recursos que necesitan y ayudar a disipar la confusión que ha creado la regla de la carga pública. Es importante saber que la elegibilidad para los beneficios públicos no ha cambiado y muchos inmigrantes no se ven afectados por la carga pública. No dejen de usar los beneficios públicos innecesariamente”.

Mercedes Padilla, a nombre de la Oficina de Nuevos Americanos reiteró que el Estado sigue firme con su apoyo a los inmigrantes para que se comprendan los alcances de los nuevos parámetros. “El estado de Nueva York está respondiendo a los cambios a la regla de carga pública federal asegurando que la información precisa y oportuna esté disponible para nuestras comunidades. La línea directa de la Oficina para Nuevos Americanos tendrá expertos legales que responderán preguntas sobre la regla de carga pública al 1-800-566-7636“, afirmó.

“Esta Administración está usando la desinformación y la confusión como parte de su retórica para sembrar miedo, pero hay que advertir que la norma no significa que usar cualquier programa público lo va a hacer inmediatamente carga pública. Hay mucha confusión“, dijo Mayra Alvarez, presidenta de la organización Children’s Partnership. La activista explicó que por ejemplo, menores de 21 años y mujeres embarazadas que usen Medicaid, al igual que inmigrantes protegidos bajo categorías especiales que accedan a ayudas públicas, no serán afectados, por lo que instó a la comunidad a informarse.

Y la percepción de los activistas parece ser acertada en las calles, pues la desinformación sobre el tema es evidente.

La ecuatoriana Graciela Rodríguez, originaria de Cuenca, y quien confesó recibir beneficios públicos en cupones de alimentos a través de sus dos hijos ciudadanos, aseguró que tiene mucho miedo y que optó por ir la próxima semana antes de que la norma entre en vigor a desinscribirse del programa.

“Dicen que a mí eso no me afecta porque soy indocumentada, pero cuando mis hijos me vayan a pedir me van a negar la residencia y me van a deportar, entonces prefiero retirarme de los cupones”, dijo la madre de familia.
“Sé que va a ser más duro, porque va a haber menos comida en la casa, pero aquí vine fue a quedarme y no quiero arruinar mi posibilidad de legalizarme en el futuro”, agregó, sin entender que alguien como ella, por no recibir cupones de manera directa no se vería afectada cuando eventualmente solicite su residencia.

El mexicano Juan Solorio, originario del estado de Guerrero, también se mostró desinformado y hasta dijo que sus parientes van a dejar de usar cualquier subsidio, incluso el de las MetroCard a mitad de precio que promueve la Ciudad para los más pobres.

“Ya sabemos que Trump puede hacer lo que se le dé la gana. Ya ganó el juicio y ahora podrá mandarnos a la fregada a todos los que seamos carga. En el fondo lo entiendo, porque le sale caro a este país darnos tantos subsidios, y por eso yo regalado ni dado no quiero nada, Si no hay pa’tragar, pues aguantare hambre mejor, pero no podemos ya recibir nada gratis. Mucho menos si nos enfermamos“, dijo el trabajador, dejando ver que no entiende los puntos de la nueva norma.

 

 

Alvaro Huerta, abogado del National Immigration Law Center, explicó que aunque el Gobierno federal haya decidido seguir adelante con la puesta en marcha de la norma, eso no quiere decir que la lucha contra la regla haya terminado.

“Vale aclarar que las otras demandas siguen activas, no se han terminado solo por la reciente decisión de la Corte de levantar la suspensión de la implementación de la norma. Los litigios continuarán en varios tribunales como Nueva York, California e Illinois para determinar si esta Administración está violando la ley al implementar la regulación“, dijo el defensor, advirtiendo que esos procesos pudieran tomar meses e incluso años.

Datos de la jornada de ayuda telefónica

  • Martes y miércoles se llevará a cabo
  • Las llamadas serán recibidas entre las 5:00 y las 7:00 de la noche
  • Las llamadas son estricatmente confidenciales
  • Si un experto no puede resolver alguna duda en el momento, lo conectará a usted con organizaciones de ayuda cercanas

Dónde llamar

  • 800-566-7636 es el número para comunicarse en la jornada del martes y el miércoles
  • 800-354-0365 es el número para pedir asesoría pasada la jornada a través de la Línea Directa de ActionNYC